miércoles, 11 de mayo de 2011

Botiquineando

Lo prometido es deuda. Tal y como os dijimos, y con la intención de facilitar la labor de futuros viajeros, comenzamos las últimas entradas de este blog para, por fín, poder echar el cierre al mismo.

En posteriores entradas, Ingrid os contará qué nos hemos llevado y cuánto y dónde nos hemos gastado el dinero. De momento, yo os voy a hablar de un tema algo menos apasionante, pero espero que igualmente útil: el botiquín.

Pese a que lo recomendable es no tener que usarlo, es imprescindible (y más según donde vayamos) llevar un pequeño  botiquín para  poder resolver problemos menores sin necesidad de tener que recurrir a los servivios sanitarios. Es un tema complejo ya que no se puede hablar de un botiquín universal. Cada persona y cada viaje merecen una personalización del contenido del botiquín, pero voy a tratar de exponer algunos conceptos para que os ayuden a preparar vuestro "salvavidas".

Por un lado, os daré unas recomendaciones generales acerca de lo que hay que tener en cuenta a la hora de preparar un botiquín y, por otro, pondré el listado de lo que yo me llevé y lo que recomiendo para personal "lego".


Nuestro botiquín es como este, aunque la foto es de Internet


¿Para qué me llevo un botiquín?

El botiquín va a ser nuestro aliado para aliviar pequeños problemas de salud durante el viaje, por lo que a la hora de preparar este tema, lo primero que necesitaremos es pensar por dónde nos vamos a mover y durante cuánto tiempo. No es lo mismo patear por la jungla tres meses o irse a dar la vuelta al mundo que ir a la Riviera Maya 15 días en un "todo incluido". La idea es enfocar esta entrada más hacia los viajeros de zapatillas y mochila, así que dejaremos las chanclas con calcetines y la maleta para otra ocasión.



¿Dónde lo llevo?

El recipiente es otro asunto importante. Idealmente debe ser impermeable y permitir cierto aislamiento de las condiciones ambientales como el frío y el calor, ya que afectan a los medicamentos. Además, debe ser resistente puesto que con toda probabilidad se lleve algún que otro golpe en la mochila.
El tamaño dependerá de lo que vayamos a llevar dentro, pero conviene que esté parcialmente compartimentalizado para facilitar un cierto orden y poder encontrar lo que necesitamos (o reponerlo) sin tener que desmontarlo todo.


¿Qué meto dentro?

A la hora de preparar el contenido, yo suelo hacer un listado previo dividiendo por un lado la medicación, y por otro el material.
En cuanto a la medicación, lo primero será acordarnos de llevar la nuestra propia en caso de que la tomemos de manera habitual. Además, sería aconsejable adjuntar un informe médico que justifique su uso.
Asímismo es conveniente llevar  los prospectos de los medicamentos por si nosotros, o personal médico necesitara consultarlo. Esto se puede (y debe) llevar en una bolsa impermeable junto con un listado de los medicamentos y su uso. Tampoco podemos olvidar apuntar las alergias medicamentosas de cada uno de los componentes del viaje.

En general podríamos llevar lo siguiente (las cantidades, en función de la  duración del viaje y la idiosincrasia de cada uno):


Medicación 


Paracetamol (Termalgín, Efferalgán, Gelocatil): Fiebre y dolor no inflamatorio; 500-1000mg/6-8 horas.

Ibuprofeno (Neobrufen, Espidifén): Fiebre y dolor tipo inflamatorio (menstruación); 600mg/8 horas.

Dexclorfeniramina (Polaramine repetabs): Picaduras y erupciones con mucho picor o síntomas alérgicos intensos; 1cp/8 horas máximo. Cuidado, puede producir sueño.

Almagato (Almax): Para alivio de los síntomas tras una comida copiosa

Omeprazol (Ulceral): Dolor de estómago persistente; 20-40mg/24 horas.

Sueroral: Rehidratación en caso de vómitos y diarrea.

Pomada con corticoide+antibiótico (Diprogenta, Bacisporín): Pequeñas infecciones de la piel o erupciones.

Loperamida (Fortasec): Para diarrea intensa que no tenga sangre ni dé fiebre alta; 1 comprimido tras cada deposición hasta un máximo de 8 al día. Cuidado, puede provocar estreñimiento posterior importante.

Duphalac: Para estreñimiento; de 1 a 3 sobres al día.

Ciprofloxacino 500: Para diarrea infecciosa (con fiebre alta, pus o sangre) o infecciones urinarias; 1 comprimido cada 12 horas.


Material

Gasas esteriles (van en paquetes de cinco)

Suero fisiológico: Para lavado de heridas y de ojos en caso de molestia.

Povidona yodada (betadine, curadona): Para desinfección de piel alrededor de una herida (nunca dentro)

Esparadrapo

Pinzas de depilar: Para extracción de objetos clavados en la piel

Cacao

Crema de protección solar

Guantes

Repelente insectos (Relec o el de Gilca)

Lejía: Para desinfección de agua de bebida; 1 ó 2 gotas por litro (según lo sucia que esté el agua). Esperar 1 hora.

Termómetro

Apósitos para heridas (similares a tiritas).

Tijeras pequeñas


No hay que olvidar que, si reutilizamos el botiquín, habrá que revisar la fecha de caducidad de los medicamentos.

Estas recomendaciones son para gente que vaya a realizar un viaje largo a sitios donde sea algo complicado acudir rápidamente a un médico. Por supuesto recomiendo encarecidamente aprender a usar todo lo que se lleva en el botiquín y hacer un curso de primeros auxilios. Si no sabemos para qué se usa o cómo. mejor no llevarlo. Así que antes de empaquetar los medicamentos, hay que meter el sentido común. Por si no os decidís, os dejo un video para aprender a hacer RCP de manera sencilla y muy didáctica pinchando aquí.

En cuanto a nuestro botiquín, yo decidí llevarme algunas cosillas más para poder ser algo más independientes y tratar de evitar perder maravillosas horas de viaje acudiendo a un centro de salud jeje.


Complemento Dr. Alcalá:

Malarone (en este caso porque íbamos a zonas de riesgo de malaria)
Tobradex: colirio con antibiótico y corticoide
Orfidal: para ansiedad y/o insomnio ocasional (el primer día en Londres me habría tomado una caja entera...)
Terbasmín: para crisis asmáticas
Anestésico local+seda de sutura
Hojas bisturí
Manta isotérmica
Venda de crepé
Agujas
Jeringuillas
Inyectables: celestone, voltarén, nolotil, polaramine, adrenalina precargada y primperán (el que me "autoinyecté" en México)

Y creo que no me dejo nada. Insistir en que son recomendaciones generales, que hay que pasar por el médico si se planea un viaje largo o se tiene algún problema de salud y que es IMPRESCINDIBLE contratar un seguro de viaje.

Y, si somos un poco "vaguetes" y preferimos que nos lo den todo hecho, existen empresas especializadas en este tipo de cosas. El problema, aparte del precio, es que fundamentalmente son los estadounidenses (una vez más) los que nos llevan la delantera, por lo que hay que pedirlo al extranjero si lo queremos, pero si tenéis curiosidad, podéis echar un vistazo aquí.

No obstante, si alguien necesita ayuda a la hora de "personalizar" su botiquín, puedo ofrecerle mis escasos conocimientos por el módico precio de dos cervezas fresquitas y lo que se tercie de tapeo para acompañar...

Un saludo

Jorge

7 comentarios:

  1. jejeje un precio muy competitivo el tuyo!

    Y una entrada muy interesante Jorge, me ha gustado y es muy útil.

    Menos mal que no hubo que usar demasiadas cosas aunque ya que has dicho cómo salió de Zaragoza en botiquín podrías decir cómo llegó!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por la información!!.
    Quiero colaborar con una pequeña aportación. Comentar (por si a alguien le viene bien)referente a los botiquines ya montados que comentas de venta en el extranjero, que yo me compré uno a través de ebay muy completito y con un precio bastante apañado.
    Creo que me costó unos 16 euros (gastos de envío incluidos).
    Copio el link: http://cgi.ebay.es/ws/eBayISAPI.dll?ViewItem&item=360341583349
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  3. Tetrabrick: Gracias a Dios, llegó casi entero. Tan solo utilizamos analgésicos, gasas, suero y betadine (en Nepal, con una abuelita de la que hay testimonio gráfico), el primperán que me autoinyecté, algúna pastilla para dormir, algún antihistamínico y poco más.

    Debiant: Gracias por el aporte. La pena es que en España, los que hay suelen ser bastante "cutres". En general, fuera se preocupan más que nosotros por estos asuntos, pero con Internet, no hay problema jeje.

    ResponderEliminar
  4. Una entrada muy buena, seguro q es util para muchos viajeros! Yo tambien quiero aportar mi granito de arena, solo decir que mi polaramine es de 6mg y en este caso es uno cada 24 horas (a ver si alguien se va a quedar sopa del todo), que tambien llevo un "augmentine" (amoxicilina-clavulanico) por si acaso pillo unas anginas u otra infeccion, pero sin lugar a dudas, lo que mas he utilizado ha sido el corticoide: tanto en crema ("Peitel") para picaduras y pequeñas alergias, como el inyectado (en este caso el que me autoinyecte fue "Urbason"). Espero que sea de ayuda :)

    ResponderEliminar
  5. Acabo de darme cuenta de que un comentario que publiqué no ha salido, en fin...

    Tetrabrick: la verdad es que no utilizamos demasiadas cosas (¡menos mal!). Tuvimos que utilizar algún analgésico, algo para dolor de estómago, el inhalador alguna vez aislada, el mencionado primperán, la pomada y poco más.

    Debiant: gracias por el aporte. La verdad es que no están mal. Espero que tengas que usar pocas cosas.

    Fátima: nuestro polaramine (el repetabs) también es de 6 mg. Así lo puedes usar de 1 a 3 veces al día (hay urticarias que realmente requieren las tres dosis) y llevas menos pastillas. El antibiótico lo elegimos en función de su versatilidad y la probabilidad de coger un tipo de infección u otra. Como la probabilidad de tener unas anginas estreptocócicas eran menores que las de tener algún problema urinario o intestinal, preferimos el cipro. No obstante y, aunque no de elección, también cubriría parcialmente infecciones respiratorias (y, si no, al médico a por receta). La crema la preferimos "mixta", con corticoide y antibiótico, ya que no queria llevar dos y las probabilidades de que algún eccema o problema cutáneo menor se sobreinfectaran eran altas. Y finalmente, y también por ahorrar espacio, preferí el celestone coronodose ya que, al ser "depot", parte del corticoide hace efecto rápido, y parte los dias siguientes alargando la eficacia del fármaco. Además, solo es una ampolla.
    Como ves, estaba todo pensado al milímetro aunque, como bien sabes, "cada maestrillo tiene su librillo". Espero que no tengas que utilizar mucho tu botiquín y sigue disfrutando.

    Un abrazo a tod@s y gracias por vuestras aportaciones.

    ResponderEliminar
  6. Para la proxima vez te pedire mas consejos, porque ahora mismo tengo mas botiquin que ropa! Ademas tu eres el maestro, que yo todavia estoy aprendiendo ;)

    ResponderEliminar
  7. Fátima: Maestro de nada y aprendiz de todo. Lo que pasa es que tuve muchiiiiiiiisimo tiempo libre para preparar las cosas y darle vueltas y más vueltas a lo que me iba a llevar mientras hacia guardias por Épila. Por cierto, siempre que coincido con tu tia charramos un rato de vosotros, así que ya podéis actualizar el blog para que tengamos tema de conversación. Un abrazo.

    ResponderEliminar